Nuestra Doctrina de Fe

Nuestra Doctrina de Fe

1.Creemos que los 66 libros de la Biblia son Sagradas Escrituras dada a los hombres por medio de inspiración divina. Estas Sagradas Escrituras representan la infalible palabra de Dios. ( 2 Pedro 1:19-21; 2 Tim 3:16)

2. Creemos en un solo Dios, infinito en su naturaleza, creador de todas las cosas, visible e invisible, y por quien todas las cosas subsisten, y quien siendo uno en esencia es tres en personas: El Padre, El Verbo, y el Espíritu Santo. Un solo Dios, una sola mente, uno en esencia, tres personas en función. (I Juan 5:7)

3. Creemos en que nuestro Señor Jesucristo es el Verbo de Dios hecho carne y por lo tanto el hijo unigénito de Dios. (Jn 1:1,14; Jn 3:16)

4. Creemos en las siguientes declaraciones:

* Su nacimiento fue virginal (Mat. 1:23; Lucas 1:31-35)
* En su vida nunca hubo pecado (Heb. 7:26; 1 Ped. 2:22)
* Murio en la cruz para redencion de nuestros pecados y solo por medio de este sacrificio podemos nosotros ser salvos (1 Cor. 15:3; 2 Cor. 5:21)
* Su resurreccion de entre los muertos fue corporal, su cuerpo resucito (Mat. 28:6; Lucas 24:39; 1 Cor 15:4)
* Esta sentado en cuerpo a la diestra de Dios Padre (Hechos 1:9, 11; 2:33; Fil. 2:9-11; Heb. 1:3)

5. Creemos que el hombre fue creado bueno y justo, porque Dios dijo: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza. Mas el hombre, por transgresión voluntaria cayo; y por lo tanto, se acarreo no solo la muerte física, sino también la muerte espiritual, que es separación de Dios (Gen. 1:26, 27; 2:17, 3:6; Rom. 5:12-19). Creemos que el hombre no se puede salvar por si mismo y que solo por medio de Jesucristo puede ser salvo. (Hechos 4:12)

6. Creemos que nuestro Señor Jesus estableció dos ordenanzas en la iglesia: El Bautismo en Agua y la Santa Cena.

La ordenanza del bautismo por inmersion se establece en las Escrituras. Todos los que se arrepienten y creen en Cristo como Salvador y Señor tienen que ser bautizados. De esta manera se da un testimonio al mundo de que la persona ha muerto con Cristo y que juntamente con El se ha levantado a nueva vida (Mat. 28:19; Mar. 16:16; Hechos 10:47, 48; Rom. 6:4). La Cena del Señor, consistiendo en los dos elementos, el pan y el fruto de la vid, expresa nuestra participacion de la naturaleza divina de nuestro Señor Jesucristo (2 Ped. 1:4), un memorial de sus sufrimientos y muerte (1 Cor. 11:24), una profecia de su segunda venida (1 Cor. 11:26); y es una ordenanza para todos los creyentes «hasta que El venga».

7. Creemos que el Espíritu Santo mora en el corazón de todos los que hayan aceptado a Cristo Jesus como su único salvador. (Jn 7:38, 39)

8. Creemos en el bautismo del Espíritu Santo y que este debe ser buscado por todo creyente.  (Hechos 8:12-17; 10:44-46; 11:14-16; 15:7-9).

9. Creemos que la iglesia es el cuerpo de Cristo, la morada de Dios a través del Espíritu, divinamente señalada para el cumplimiento de su Gran Comisión. Cada creyente, nacido del Espíritu, es parte del cuerpo de Cristo y ninguna denominación o grupo en particular es dueño de la salvación del hombre, sino que todo aquel que haya recibido a Cristo como su salvador personal y lo haya confesado con su boca y creído en su corazón es parte de la iglesia y cuyo nombre esta escrito en el libro de la vida (Efe. 1:22, 23; 2:22; Heb. 12:23).

10. Creemos en el arrebatamiento de la iglesia y que este evento es independiente de la segunda venida de Cristo y que sucederá antes del periodo de la gran tribulación. (1 Tes. 4:16, 17; Rom. 8:23; Tito 2:13; 1 Cor. 15:51-52).

11. Creemos en la segunda venida de Cristo y que sus santos vendrán con el y juntos reinaremos con el por 1,000 años en esta tierra. Creemos que al final de estos mil años vendrá el juicio final y la creación de un nuevo cielo y una nueva tierra donde moraremos por toda la eternidad con nuestro Señor (Zacarias 14; Apocalipses 20, 21).

INSTITUTO BIBLICO HOSANNA A DISTANCIA – AHORA PUEDE ESTUDIAR EN SU PROPIO HORARIO –

1.MAESTRÍA en Teología y Estudios Bíblicos. Visitar este enlace:

https://www.institutobiblicohosanna.com/?p=5966

2.DIPLOMA PROFESIONAL en Capellanía Cristiana. Visitar este enlace:

https://www.institutobiblicohosanna.com/?p=5612

3.DIPLOMA en Estudios Bíblicos, . DALE AQUI:

https://www.institutobiblicohosanna.com/?p=5798

4.DIPLOMA en Consejería Cristiana. Visitar este enlace:

https://www.institutobiblicohosanna.com/?p=5860

Maestría en Teología y Estudios Pastorales (Muestra de una de nuestras Clases)

Guerra Espiritual III

Pablo Román Caballero

La Magia y la Astrología

El término magia implica la manipulación de fuerzas invisibles o sobrenaturales para lograr fines personales. La gente tiende a distinguir entre la magia blanca, que se usa para fines buenos, y la magia negra, que se usa para fines malvados. Ambas formas, sin embargo, usan las fuerzas psíquicas y los poderes demoníacos. Realmente, ninguna magia es “buena” como el mundo lo suele llamar.

En tiempos bíblicos, las culturas antiguas comúnmente empleaban esta forma de magia. Se creía que las palabras y las invocaciones tenían poder para obligar a los espíritus a cumplir las órdenes del que empleaba el hechizo o encantamiento. Los paganos usaban la magia principalmente para protegerse, alterar el destino (según ellos), para poderes afrodisiacos, para maldiciones, sanidades y obtener conocimiento especial.

La fuente detrás de tales poderes es naturalmente demoníaca (véase Efesios 2: 2-5; 4:27; 6: 10-18). Muchas personas en Éfeso, temiendo la influencia demoniaca en sus vidas y sus familias, terminaron quemando sus libros de artes mágicas (Hechos 19: 13-19). Para la iglesia de Efeso, Cristo es supremo sobre todos los poderes naturales, demoníacos o mágicos (Efesios 1: 19-23; 4: 8-10). Y es que Cristo demostró su autoridad sobre todos los demás poderes al expulsar demonios y resucitar personas de entre los muertos (Mateo 12: 28-29; 28:18; Hechos 19:15).

La Biblia condena la magia, ya que esta se entiende como un medio para manipular o forzar las fuerzas sobrenaturales. Está relacionado con la hechicería y la brujería (Deuteronomio 18:10, Éxodo 7:11; 2 Crónicas 33: 6; Malaquías 3: 5; Gálatas 5:20; Apocalipsis 9:21; 18:23; 21: 8; 22:15; compárese con Éxodo 22:17, Levítico 19: 26-31; 20: 6, 27; 2 Reyes 23:24; Gálatas 3:1).

Simon el Mago, era un mago que pensó que podía manipular el poder del Espíritu Santo. Pero Pedro lo reprendió por tratar de comprar el poder del Espíritu (Hechos 8: 19-24) .

Es probable que su periódico local publique un horóscopo diario que pretenda predecir el futuro. Los horóscopos se basan en la antigua práctica de la astrología, que estudia los doce signos del zodíaco. Desde la antigüedad, la gente creía que las estrellas podían influir en los asuntos humanos. Pero la Biblia denuncia a aquellos que intentan leer su destino o futuro en las estrellas: la astrología es una empresa sin valor (Isaías 47: 13-14; 65:11; Jeremías 10: 2; Daniel 2: 2). La astrología se considera ocultista porque afirma conocer el futuro a través de poderes fuera de Dios.

La Biblia afirma que nadie más que Dios conoce el futuro, y que Dios no habla con nadie por medio de la astrología (Deuteronomio 29:29, Isaías 41:26, Mateo 24:36, Hechos 16:16). ¿No deberíamos confiar en Él para nuestro futuro en lugar de un horóscopo tonto hecho por el hombre? La astrología también está llena de contradicciones. En primer lugar, los que lo siguen no pueden explicar científicamente cómo las estrellas, la mayoría de ellas indeciblemente distantes de la tierra, pueden determinar el destino humano. En segundo lugar, la astrología se basa en la noción falaz y arcaica de que el universo gira alrededor de la tierra. En tercer lugar, la astrología no deja horóscopos para los escandinavos, los esquimales y otras personas que viven a más de 60 grados de latitud. En esta región, los signos del zodíaco no aparecen. En cuarto lugar, también tenemos la paradoja de los gemelos. ¿Cómo es posible que los gemelos que nacen el mismo día y bajo el mismo signo zodiacal puedan vivir vidas completamente diferentes? Finalmente, las lecturas del horóscopo son generalmente lo suficientemente vagas como para significar prácticamente cualquier cosa; por otro lado, si dos horóscopos de diferentes fuentes se atreven a ser específicos, a menudo se contradicen entre sí.

La Reencarnación

Muchos grupos de la Nueva Era, místicos orientales y ocultistas afirman que la reencarnación (la creencia de que el espíritu de una criatura o humano puede entrar en una criatura o humano diferente después de la muerte) y el cristianismo son perfectamente compatibles. Dicen que Juan el Bautista afirmó ser Elías reencarnado, y que “nacer de nuevo” se refiere a la reencarnación. También afirman que la Biblia originalmente enseñaba la reencarnación, pero que la iglesia reprimió y destruyó estas escrituras en los siglos tercero y cuarto.

Sin embargo, no existe evidencia de que los padres de la iglesia alguna vez suprimieron las escrituras bíblicas sobre la reencarnación. Todo lo contrario, a partir de los apóstoles del primer siglo, la iglesia ha rechazó consistentemente la reencarnación. Además, la experiencia del nuevo nacimiento no tiene nada que ver con la reencarnación. Jesús negó rotundamente que las personas puedan nacer por segunda vez en el útero. La experiencia de nacer de nuevo es una regeneración espiritual. En la conversión, el creyente cristiano hereda la vida eterna y es bautizado en el Espíritu Santo en la iglesia de Cristo (Juan 3: 3-8; 7: 37-39; 1 Corintios 12:13; Tito 3: 5; 1 Juan 5:1).  Además, si Jesús hubiera estado enseñando sobre la reencarnación, Nicodemo y los otros líderes judíos lo habrían acusado de herejía.

Juan el Bautista vino con el espíritu de Elías (Lucas 1:17), pero la palabra espíritu tiene una variedad de significados. No siempre se refiere al alma de un humano o un demonio. En el contexto de Lucas, la palabra espíritu significa “carácter”. Juan el Bautista vino con un personaje o una personalidad que era similar a la de Elías.

No es que Juan fuera la reencarnación de Elías; él niega rotundamente una asociación literal con Elías en Juan 1:21: “ Y le preguntaron: ¿Qué pues? ¿Eres tú Elías? Dijo: No soy. ¿Eres tú el profeta? Y respondió: No.”. Además, las Escrituras dicen que Elías nunca experimentó la muerte; fue llevado al cielo por un torbellino (2 Reyes 2). ¡Sería extremadamente difícil, incluso para un reencarnacionista, creer que Juan podría poseer el espíritu de una persona que nunca murió!

La reencarnación no es compatible con el cristianismo. La Biblia enseña la resurrección, no la reencarnación. La muerte es real, y morimos solo una vez. Después de la muerte, somos juzgados y sentenciados al cielo o al infierno (Hebreos 9:27, Juan 5: 28-29, 1 Corintios 15: 20-26, Apocalipsis 20: 4-6, 11-15).

Hay muchas otras razones por las cuales la reencarnación es incompatible con el cristianismo. La reencarnación no sabe nada del perdón divino porque tradicionalmente presupone la ley del karma. Karma es esencialmente el término oriental para obtener lo que merecemos. Es similar a la idea de cosechar lo que sembramos. Por ejemplo, el karma supuestamente dicta que cuando muera una mujer que mata, en su próxima vida probablemente se reencarnará en una esposa que es golpeada por su marido. Karma ordena que un asesino que luego se arrepienta todavía tenga que sufrir el asesinato en su próxima vida. La reencarnación también conduce a inconsistencias morales. ¿Por qué alguien debería ayudar a un niño que se está ahogando o a un mendigo ciego? ¿No están sufriendo por fechorías en una vida anterior? Si los ayudamos, ¿no estamos interfiriendo con su karma? La reencarnación no alivia el problema del pecado y el mal, solo lo perpetúa. No hay un perdón final ni un juicio final, solo un reciclaje interminable de karma.

La Nueva Era

El movimiento de la Nueva Era es un grupo de personas y organizaciones eclécticas y en red que trabajan para influir en el mundo en todas las áreas de la vida con una cosmovisión (la manera de ver e interpretar el mundo) mística oriental en la llamada Era de Acuario. Su objetivo es la unidad de la humanidad como una sola conciencia o “cerebro global” que algunos llaman Gaia. Muchas personas de la Nueva Era se involucran con creencias y prácticas místicas ocultas y orientales como la reencarnación, el yoga, la astrología, la meditación trascendental, etc.

La cosmovisión de la Nueva Era es contraria a la cosmovisión Cristiana. La filosofía de la Nueva Era es casi indistinguible de la filosofía ocultista en forma general, creyendo que todo es uno (monismo), Dios es todo (panteísmo), el hombre es Dios o parte de Dios, y creamos nuestra propia realidad. Muchas personas de la Nueva Era creen que el pecado es causado por la ignorancia de no darnos cuenta de nuestro potencial humano. La Biblia nos da una imagen completamente diferente. El pecado no es meramente ignorancia, sino que es creer o hacer algo contrario a los estándares, voluntad o carácter de Dios (Génesis 3, Mateo 7:21, Romanos 3:23, 14:23, 1 Juan 3: 4; 5:17).

La concepción común de la Nueva Era de que el pecado es ignorancia, Y de que la moralidad es relativa y los humanos crean su propia realidad plantea incoherencias desconcertantes.

¿Podemos decir que Hitler estaba equivocado al aniquilar a seis millones de judíos si, en su opinión moral, los judíos debían ser exterminados?

¿Deberíamos felicitar a nuestra hija por obtener una F en matemáticas porque, de acuerdo con su realidad, uno y uno deberían hacer tres?

Estos ejemplos, más bien extremos, hacen una observación: no podemos vivir consistentemente con nuestras prácticas si pensamos que la verdad y la moralidad son completamente subjetivas y nuestra propia realidad es la única que realmente importa. Contrario a los conceptos de monarquía y panteísmo de la Nueva Era, las escrituras bíblicas enseñan que Dios es distinto de su creación, y él creó todas las cosas de la nada (Génesis 1: 1; Hebreos 1: 2; Colosenses 1: 15- 18).

Detrás de la suposición de la Nueva Era de que Dios es todo, esa es la creencia de que Dios es una fuerza impersonal, que a menudo se equipara con el supuesto maná eterno o la fuerza psíquica del universo. Como los miembros de la Nueva Era no se comunican con un Dios personal, a menudo terminan intentando comunicarse con los espíritus personales. La Escritura, sin embargo, establece que Dios es un ser personal con intelecto, emoción y voluntad (Éxodo 2:20; Jeremías 29: 11-13; Juan 3:16). Además, los humanos no somos dioses; más bien, fuimos creados a la imagen de Dios, poseyendo cualidades morales, racionales y espirituales (Génesis 1: 26-27; Isaías 43:10; Gálatas 4: 8).

La brujería

La Etimología de la palabra bruja, de acuerdo a wikipedia.

“En latín, las brujas eran denominadas  maleficae  (singular malefica), término que se utilizó para designarlas en Europa durante toda la Edad Media y gran parte de la Edad Moderna.”

La forma nominal de esta palabra significa “hechicero”, y la forma verbal significa “lanzar un hechizo”. En varias culturas, las brujas son consideradas desviadas sociales, pero no siempre son malvadas. Los hechiceros pueden desempeñar papeles positivos en algunas culturas del Tercer Mundo. Las brujas a menudo adoran a la diosa madre y al dios cornudo masculino.La diosa madre representa a la luna, y el dios cornudo representa al sol.

Las brujas afirman que su oficio es más antiguo que el cristianismo. Es la “Vieja Religión”, o un paganismo restaurado, por lo tanto, “neopaganismo”. La experiencia es un factor importante, si no el más importante, en sus creencias. La brujería no es lo mismo que el satanismo, ni debe compararse con el movimiento de la Nueva Era. Hay distinciones notables entre los tres grupos, pero puede haber cierta superposición.

Nueva Era: adoración a sí mismo y panteísmo; considerada socialmente aceptable; no es una religión pseudocristiana; niega a Satanás y al infierno.

Brujería: adoración a la diosa madre y politeísmo; considerado socialmente desviado pero tolerable; pre-cristiana; niega a Satanás y al infierno.

Satanismo: adoración al diablo y dualismo; considerado socialmente desviado y generalmente inaceptable; anticristiano; afirma la existencia de Satanás y del infierno.

Al igual que otros ocultistas, las brujas se aferran a las fuerzas psíquicas que afirman que son fuerzas neutrales que se usan para fines positivos (magia blanca) o negativos (magia negra). Al igual que los seguidores de la Nueva Era, las brujas enfatizan la tolerancia y el relativismo (aunque pueden ser muy intolerantes en lo que se refiere a las creencias de los cristianos). Muchas brujas asocian el cristianismo con la Inquisición y las imágenes de estadistas “cristianos” quemando brujas y otros “inadaptados sociales” en la hoguera.

Los cristianos no debemos transmitir una actitud de odio y violencia hacia las brujas. En su lugar, debemos ejemplificar el amor, la misericordia y el perdón de Cristo. Precisamente, lo que ellas o ellos están esperando de nosotros es un rechazo con odio. De nuevo, recordemos que nosotros odiamos a Satanás pero no a las vidas que el diablo tiene bajo su poder.

Estableciendo un diálogo con aquellos involucrados en el ocultismo

Los cristianos pueden desear buscar oportunidades para dialogar y compartir su fe con ocultistas. Deseo en este momento enfatizar que la oración y el discernimiento son requisitos vitales antes de establecer dialogo alguno con estas personas. No es suficiente bombardear a los ocultistas con el evangelio y luego correr. Debe estar dispuesto a amarlos con el amor de Cristo, razonar pacientemente con ellos y presentarlos a su comunidad cristiana. El evangelizar a estas personas es un ministerio muy serio que lleva una gran satisfacción pues se están alcanzando a vidas que están amarradas por el enemigo. Un cristiano se regocija en su espíritu cuando puede arrebatarle un alma al diablo.

Entonces, primero debe amar y comprender genuinamente a las personas a las que intenta ayudar. Por lo tanto, debería tratar de determinar algo sobre ellos para así conocerles mejor. Pero debe de hacerlo sin juzgarlos ni condenarlos, solo con el propósito de ayudarles a conocer la verdad. Por ejemplo, ¿su interés en lo oculto no va más allá de leer su horóscopo diario, o están involucrados en cosas profundas? ¿Podrían ser cristianos con una creencia equivocada en la reencarnación? ¿Son fanáticos de la Nueva Era, practican la brujería o algo más? Segundo, debe decir la verdad en amor con una actitud compasiva (Efesios 4:15). Algunas personas involucradas en el ocultismo no se dan cuenta de que la Biblia habla en contra de sus prácticas. Por lo tanto, debe mostrarles lo que la Palabra de Dios dice respecto a las actividades ocultas (Deuteronomio 18: 10-12, Hechos 13: 4-12, Gálatas 5: 19-21).

Debería enfatizar el peligro de interactuar con las fuerzas demoníacas. Las personas que recurren a las fuerzas psíquicas con frecuencia experimentan crisis emocionales o mentales, y algunos intentan suicidarse. Y cualquiera que esté involucrado con el ocultismo es un candidato principal para una posesión demoníaca. Debido a ello, le aconsejo disipar cualquier concepto erróneo que puedan tener sobre sus propias prácticas. Tanto la magia blanca como la negra pueden ser manipuladas por poderes demoníacos, y todas las buenas intenciones son contrarias.

Es saludable tener un conversación con ellos sobre las diferentes cosmovisiones y que dice la Biblia sobre esos puntos de vista. Debe mostrar al ocultista la inconsistencia de mantener una cosmovisión que descansa en el relativismo y el panteísmo. Desde su perspectiva, si el bien y el mal provienen de la misma fuerza, ¿no es la diosa madre naturaleza o la fuerza psíquica suprema la causa de todo mal y sufrimiento? Si no logran distinguir entre el bien y el mal, entonces, ¿por qué creen que está mal que los cristianos quemen brujas o se lleven sus bolas de cristal? Algunos ocultistas pueden negar el problema del mal, pero nos guste o no, el mal todavía existe en el mundo, y nuestra cosmovisión debe intentar reconciliar lo que creemos y lo que practicamos.

Debido a que Dios me enamoro del estudio de su Palabra y de la enseñanza de la misma, ahora voy a insistir en algo que considero vital en este ministerio: el estudiar y prepararse en el tema. Si Dios le ha llamado para usarle como instrumento de salvación a estas vidas que se encuentran atadas, usted necesita estudiar para abordar cualquier concepto erróneo que los ocultistas puedan tener sobre el cristianismo. A menudo, estas personas señalan las faltas de los cristianos o los errores que la gente ha cometido en nombre de la cristiandad a lo largo de la historia. Necesita informarles sobre la distinción entre las faltas de los cristianos (o pseudocristianos) y la vida de Cristo como un perfecto modelo a seguir. Apéguense al Evangelio de Cristo, enfatizando su vida, muerte y resurrección, y la vida eterna por medio de la fe en él (1 Corintios 15: 2-3; Juan 3: 16-18; Romanos 3:23; 5: 8 ; 6:23; 10: 9-10). 

Enséñele a los ocultistas los beneficios de la vida cristiana sobre las fuerzas demoníacas. El camino humano separado de Cristo conduce a la separación de Dios y a la muerte final (Proverbios 14:12). El poder benéfico final proviene de Jesucristo, no de las fuerzas psíquicas. A través de Cristo, las personas pueden tener poder sobre todos los demonios y las actividades ocultas (Juan 1:12; 1 Juan 4: 4). 

El Satanismo 

El satanismo revierte los valores cristianos, haciendo que Dios sea malo y Satanás sea bueno. Los satanistas sustituyen la Biblia por su biblia satánica. Los verdaderos Satanistas adoran e invocan a Satanás, algunas veces lo hacen a escondidas, pero en estos tiempos la mayoría de los satanismos adoran a Satanás abiertamente. Algunos lo ven como un ser personal similar al que se encuentra en las Escrituras; otros lo ven como una fuerza o símbolo impersonal. Anton Levey, sumo sacerdote de la Iglesia de Satanás en San Francisco, Estados Unidos de América, cree que Satanás es una extensión del potencial de la humanidad. Según él, Satanás es una fuerza por la cual los humanos pueden controlar su propio destino. Los rasgos humanos naturales y animales se ven como la “personificación” de Satanás. Por lo tanto, el satanismo es un medio para satisfacer todos los deseos carnales. Es todo lo contrario al cristianismo, el cual nos enseña a ejercer el dominio propio que Dios nos ha concedido sobre las obras de la carne.

Si estudiamos este tema a profundidad, descubrimos que existen principalmente tres clases de satanistas:

1.El charlatán. Estos satanistas son en su mayoría jóvenes que experimentan con la literatura y la música satánica, pero no toman en serio su devoción. Observando el comportamiento de los satanismos de hoy día, podemos concluir que la mayoría de ellos caen en esta categoría. 

2.El satanista público. Estos satanistas mantienen sus creencias como una religión protegida por la Libertad de Expresión en la Constitución de muchos países. Normalmente no participan en actividades delictivas pero si practican públicamente sus creencias y rituales. También, estas personas buscan envolver a otros en su religión.

3.El satanista individual. Estos satanistas normalmente no se afilian con organizaciones. Practican el satanismo en forma privada y en su mayoría, en forma maliciosa y delictiva. A varios criminales famosos se le ha descubierto en sus casas material satánico que confirman el patrón a seguir de las personas en este grupo. Estos individuos tienden a torturar animales y gozarse en obedecer a demonios que les hablan y les ordenan hacerle daño a las personas.

Al igual que los cristianos, los satanistas odian ser tergiversados o estereotipados. 

¿Puede ser peligroso dialogar con satanistas? 

Definitivamente podría serlo. Siempre debemos ejercitar la madurez, el discernimiento y el sentido común. ¡Sin definir sus términos, probablemente no haría mucho bien decirles a los satanistas que irán al infierno! Algunos satanistas quieren ir al infierno. Los “charlatanes” a menudo ven el infierno como “una gran fiesta” y el cielo como un lugar de aburrimiento donde la gente toca el arpa y flota en las nubes. Puede hacerles saber que el cielo es un lugar de gozo y belleza, mientras que el infierno es un lugar de tormento y oscuridad, no de placer (Lucas 16: 19-31; Mateo 8:12; Marcos 9: 42-50; Apocalipsis 14: 11; 20:10). Además, puede decirles que Satanás no puede ser confiable. Él busca atrapar a la gente con vicios destructivos (Juan 8:44; 10:10; 2 Timoteo 2: 25-26). A diferencia de Satanás, Dios se preocupa por la raza humana y desea darnos vida eterna a través de Jesucristo (Ezequiel 33: 8-11, Hechos 17: 25-28, Juan 3:16, Romanos 5: 8).

Evaluación

1.¿Qué es Gaia?

2.¿Qué son organizaciones eclécticas?

3.Por favor, explique es sus propias palabras qué es: “La cosmovisión de la Nueva Era”.

4.Por favor, explique es sus propias palabras qué es: “La cosmovisión cristiana”.

5.¿Qué es panteísmo?

6.¿Cuáles son algunas religiones dualista? Brevemente, describa las creencias de estas religiones.

7.¿Qué es el relativismo religioso?

8.¿Qué es neopaganismo?

9.Resuma en sus propias en un párrafo de 6 oraciones la sección de este estudio “La Magia y la Astrología”.

10-11.Resuma en sus propias en dos párrafos de 5 oraciones cada uno la sección de este estudio “La Reencarnación”. (Cuenta por dos preguntas).

12.Resuma en sus propias en un párrafo de 6 oraciones la sección de este estudio “La Nueva Era”.

13.Resuma en sus propias en un párrafo de 6 oraciones la sección de este estudio “La brujería”.

14.Resuma en sus propias en un párrafo de 6 oraciones la sección de este estudio “La brujería”.

15.Resuma en sus propias en un párrafo de 6 oraciones la sección de este estudio Estableciendo un diálogo con aquellos involucrados en el ocultismo”.

16.Resuma en sus propias en un párrafo de 6 oraciones la sección de este estudio “El Satanismo”.

17.Por favor de leer Efesios 2: 2-5; 4:27; 6: 10-18; y escribir una exégesis de 5 oraciones al respecto.

18-19.Por favor de leer Deuteronomio 18:10, Éxodo 7:11; 2 Crónicas 33: 6; Malaquías 3: 5; Gálatas 5:20; Apocalipsis 9:21; 18:23; 21: 8; 22:15; Éxodo 22:17, Levítico 19: 26-31; 20: 6, 27; 2 Reyes 23:24; Gálatas 3:1; y escriba una exégesis al respecto de 2 párrafos de 5 oraciones cada párrafo. (Cuenta por dos preguntas).

20.Por favor de leer Deuteronomio 29:29, Isaías 41:26, Mateo 24:36, Hechos 16:16 y escribir una exégesis de 5 oraciones al respecto.

21.En sus propias palabras, conteste esta pregunta: ¿Puede ser peligroso dialogar con satanistas? 

22.¿Por qué Juan el Bautista no puede ser la re-encarnación de Elías?

23.Busque en el Internet el nombre de algunos criminales que se conocen como satanistas.

24.Explique las diferencias principales entre Brujería y Satanismo.

Arriba