Lee Esta Oración Bíblica con Mucho Poder

Una oración poderosa a Dios que te ayudara a recibir bendición, poder, tranquilidad, salvación, sanidad y salud a tu vida.

El Salmo 91 es uno de mis capítulos favoritos de la Biblia. Cuando leo como está escrito, el mensaje enumera las promesas de Dios y da al lector una esperanza viva sobre su futuro.

Lo que he hecho es compartir contigo una forma en que yo uso la Biblia para orar. Es tomar lo que esta escrito y hacerlo personal. Lo que hago es que en lugar de leerlo como si fuera para otra persona lo que esta escrito, lo leo como si hubiese sido escrito directamente para mi. y es que en realidad asi es. La Biblia es la Revelación de Dios para cada uno de nosotros.

Tú puedes leer este capítulo de la Biblia como una oración en voz alta para alguien que está enfermo o enferma mediante la inserción de su nombre en la Biblia cuando lees la palabra “tú” y “él”.

Además, se aumentará tu fe y confianza en el Señor a medida que tú oyes proclamar la voluntad de Dios sobre tu vida.

Cuando tú lo lees como si fuera presente (ahora mismo y no como algo del pasado), esto provoca un acercamiento de tu vida con Dios.

Te invito hacer esta oración ahora mismo:

1 Yo habito en el refugio del Altísimo

y yo descanso en la sombra de mi Dios Todopoderoso.

2 Yo, (tu nombre) digo de ti Jehová: “Tú eres mi refugio y mi fortaleza,

mi Dios, en quien confío “.

3 Con certeza me has salvado

de la trampa del cazador

y de la peste destructora.

4 Tú, oh Señor me cubres con tus plumas,

y debajo de tus alas encuentro mi refugio;

tu fidelidad es mi escudo y baluarte.

5 No temeré al terror de la noche,

ni la flecha que vuela de día,

6 ni la peste que acecha en la oscuridad,

ni la plaga que destruye a mediodía.

7 Mil han caído a mi lado,

diez mil a mi mano derecha,

pero no se me acercan.

8 Sólo observo con mis ojos

y veo el castigo de los impíos.

9 declaro, “El Señor es mi refugio”

y hago al Altísimo mi morada,

10 así que no hay daño que se apodere de mí,

ningún desastre viene cerca de mi casa.

11 Porque tu, oh Señor ordenas tus ángeles que me conciernen a que

me guarden en todos mis caminos;

12 Ellos me levantan en sus manos,

para que no me hiera mi pie en una piedra.

13 Yo piso sobre el león y la cobra;

Pisoteo el gran león y la serpiente.

14 “Porque, (tu nombre), me ama”, dice el Señor: “Yo lo/le rescato;

Protejo a (tu nombre), para que él / ella reconozca mi nombre.

15 (Tu nombre), pideme a mí, y yo te responderé;

Yo estoy con, (tu nombre), en sus problemas,

Yo le / la entrego y lo / la honro.

16 Con larga vida satisfago, (tu nombre),

y le he demostrado a él / ella mi salvación “.

Amén !!

Instituto Bíblico Hosanna Online (Por Internet) – Le invitamos a que estudie con nosotros, le será de mucho provecho en su vida espiritual.

El Instituto Bíblico Hosanna esta afiliado a las Iglesias Evangélicas de Dios, y fue fundado en 1996 por el Pastor Obispo Pablo Román Caballero. I.B.H. cuenta con una gran popularidad y reconocimiento mundial al haber tenido hasta el día de hoy sobre 56.000 *mil* estudiantes procedentes de 64 países, varios miles de ellos son actualmente pastores y capellanes. Su Sede Principal se encuentra en el Estado de Alabama, EE.UU. Con mucho gusto, le ofrece los siguientes programas 100% por Internet.

1.MAESTRÍA en Teología y Estudios Bíblicos. Visitar este enlace:

https://www.institutobiblicohosanna.com/?p=5966

2.DIPLOMA PROFESIONAL en Capellanía Cristiana. Visitar este enlace:

https://www.institutobiblicohosanna.com/?p=5612

3.DIPLOMA en Estudios Bíblicos. Visitar este enlace:

https://www.institutobiblicohosanna.com/?p=5798

4.DIPLOMA en Consejería Cristiana. Visitar este enlace:

https://www.institutobiblicohosanna.com/?p=5860

Maestría en Teología y Estudios Pastorales (Muestra de una de nuestras Clases)

Engaños Religiosos Del Diablo

Pablo Román Caballero

Agnosticismo

Una creencia que es muy similar al ateísmo es el agnosticismo. Los agnósticos piensan que es imposible probar la existencia de Dios y, por lo tanto, rechazan el libro sagrado de la Biblia. A diferencia de los ateos, ellos creen que Dios pueda existir, pero piensan que los cultos a Dios en el Antiguo Testamento y la fe en Jesucristo son invenciones humanas que sirven para mantener a la gente en cierta obediencia a las autoridades eclesiásticas. El miedo al infierno y la esperanza del paraíso, según ellos, empujan a los individuos a permanecer fieles a los gobernantes y sacerdotes que crean tales religiones.

Por lo tanto, ellos se oponen al concepto de fe, que es la única forma en que el hombre puede conocer a Dios durante su vida terrenal. Hebreos 11 versículos 6 y 7 describe muy bien este hecho: “Empero sin fe es imposible agradar á Dios; porque es menester que el que á Dios se allega, crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan. Por la fe Noé, habiendo recibido respuesta de cosas que aun no se veían, con temor aparejó el arca en que su casa se salvase: por la cual fe condenó al mundo, y fué hecho heredero de la justicia que es por la fe”. Dios busca ante todo tocar nuestro corazón, porque es a través del corazón que podemos amarlo sinceramente. Esto es lo que Jesús le dijo a Tomás en Juan 20, versículo 29: “Porque me has visto, Tomás, creíste: bienaventurados los que no vieron y creyeron”.

Nuestro amor es mucho más valioso para Dios porque se basa en una fe que viene del corazón y no necesita ser apoyada por las cosas del mundo. Cuando buscamos a Dios con humildad y sinceridad, sometiéndonos a Él y admitiendo que sabemos nada, entonces nos conmueve su amor y su Espíritu Santo que viene sobre nosotros. El amor y el Espíritu Santo de Dios son cosas que son invisibles para la gente del mundo porque no quieren admitir que a lo largo de sus vidas han sido confundidos por Satanás, quien inculcó creencias falsas en sus mentes. “Dios resiste á los soberbios, y da gracia á los humildes”, como está escrito en Santiago 4:6.

Los agnósticos apelan mucho a la filosofía y a un razonamiento espiritual sin Dios. Tristemente, siempre es la misma historia, Satanás busca hacer que la gente crea que el fruto del árbol del conocimiento nos hace ser iguales a Dios y así nos inculca que no necesitamos de Dios. Este conocimiento seduce a la razón y hace que las personas olviden que tienen un corazón para amar a Dios. Como nuestros antepasados ​​Adán y Eva, antes de creer en Jesucristo, comemos el fruto del árbol del conocimiento. Amamos las falsas doctrinas que hacen a los hombres los únicos dioses de su existencia. Este fruto del conocimiento no es más que una mentira de Satanás que ama festejar nuestros ojos con falsos milagros que nos alejan de Dios. Una vez que tenemos lo más esencial en nuestras vidas, la fe en Dios, vemos al mundo ya no a través de nuestros ojos carnales, sino a través de nuestros ojos espirituales. Esto es lo que Pablo explica en Efesios 1 versículo 17: “Que el Dios del Señor nuestro Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación para su conocimiento;”.

El diccionario de Google, define agnosticismo de la siguiente forma:

“Doctrina filosófica que considera inaccesible para el entendimiento humano la noción de absoluto y, especialmente, la naturaleza y existencia de Dios y, en general, de todo lo que no puede ser experimentado o demostrado por la ciencia”.

El agnosticismo es, por lo tanto, solo una invención de Satanás que quiere mantener a los hombres lejos de lo más importante para ellos: la fe en Dios. Así seduce sus ojos carnales y su inteligencia para que coman el fruto de su falso conocimiento que los llevará a la muerte. Según ellos, hay un conocimiento que se puede obtener, el cual es mayor que el de la ciencia pero sin necesidad de que sea Dios quien lo revele.

En Wikipedia encontramos la siguiente referencia:

De acuerdo con el filósofo William L. Rowe, en sentido estricto, el agnosticismo es la postura filosófica que afirma que la humanidad carece de los fundamentos racionales necesarios para justificar cualquier creencia: «Dios existe» o «Dios no existe». Asimismo, según Rowe, en el sentido popular, un agnóstico es aquel que ni cree ni descree en la existencia de Dios, mientras que un teísta y un ateo cree y descree, respectivamente.

Panteísmo

El panteísmo es una doctrina sutil que niega la existencia de Jesucristo pero no la de Dios. Para los panteístas, Dios no solo está presente en todas partes, Él es todo. Es decir, todo en el mundo es Dios. Un árbol es Dios, una montaña es Dios, un animal es Dios, una planta es Dios, etc., incluso el hombre es Dios. Es ni más ni menos que la adoración de la naturaleza. Dios no es creador (ya no creó las cosas), él es la creación.

Por supuesto, para nosotros los cristianos, Dios está en todas partes, es decir, uno puede encontrar su Espíritu Santo en todas las cosas, pero hacemos la diferencia entre su creación y Él mismo. Adoramos a Dios pero no a su creación. Reducir a Dios a su creación y adorar a la Naturaleza es una blasfemia en sus ojos. Adorar a un árbol o a un ser vivo creyendo que es Dios se llama idolatría, una práctica que está condenada en la Biblia. Dios nos prohíbe adorar su creación, como se puede ver en Deuteronomio 5 versículos 7-9:

“No tendrás dioses extraños delante de mí. No harás para ti escultura, ni imagen alguna de cosa que está arriba en los cielos, ó abajo en la tierra, ó en las aguas debajo de la tierra: No te inclinarás á ellas ni les servirás: porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la iniquidad de los padres sobre los hijos, y sobre los terceros, y sobre los cuartos, á los que me aborrecen,”.

Estos versículos son bien claros, solo debemos adorar Dios y no su creación. Estos versículos marcan la diferencia entre Dios y su creación, en el cielo, en la tierra y en el agua. Colosenses 1, versículos 15 y 16 describe además el hecho de que Jesucristo, es el creador de todas las cosas: “ El cual es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda criatura. Porque por él fueron criadas todas las cosas que están en los cielos, y que están en la tierra, visibles é invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fué criado por él y para él”.

Si domina la Naturaleza (que es su creación), entonces no puede ser la Naturaleza misma. En esto, la Biblia, que es la Palabra de Dios, se opone al panteísmo. Todavía hay muchos otros versos en la Biblia que distinguen entre Dios y su creación, podemos citar el primer verso de la Biblia, Génesis 1 versículo 1. Dios crea los cielos y la tierra, pero él no es los cielos y la tierra. Además, su Espíritu se movía sobre las aguas, así que las aguas tampoco son Dios. Finalmente, el versículo 7 de Apocalipsis 14 nos dice que debemos adorar a Dios y que Él es el creador de todas las cosas: “Temed á Dios, y dadle honra; porque la hora de su juicio es venida; y adorad á aquel que ha hecho el cielo y la tierra y el mar y las fuentes de las aguas”.

En resumen, el panteísmo es solo una rama del hinduismo, una antigua religión creada por Satanás para distraer a las personas del único Dios verdadero, el Señor. Satanás, al ofrecer a las personas que adoren a la Naturaleza, los impulsa a blasfemar contra Dios porque reducen todo su poder a su creación, mientras que Él está por encima de todas las cosas.

Nueva Era

La doctrina más cercana al panteísmo es la religión de la Nueva Era. Esta religión, que apareció en la década de 1960, fue inspirada por la naturaleza rebelde del movimiento hippie, que se oponía a las reglas de la sociedad en la década de 1960. Los devotos de la Nueva Era emulan a los hippies rebelándose contra Dios. Ellos rechazan todas las enseñanzas de Cristo para inventar su propia religión. Para ellos, Dios no ha establecido leyes para los hombres, él no juzga ni castiga. El pecado no existe, como tampoco existe el infierno ni el paraíso. La Nueva Era va más allá del panteísmo porque en esta religión Dios ya no es una entidad inteligente sino una energía simple, una fuerza vital que está en cada uno de nosotros.

El objetivo de los seguidores de la Nueva Era es encontrar esta fuerza vital a través de la meditación para lograr un tipo de iluminación y así lograr “la experiencia de Dios”. Nuevamente, esta doctrina satánica es muy similar al hinduismo y al budismo porque estas religiones también hacen que los hombres crean que pueden encontrar la iluminación divina en ellos mismos. De esta forma, Dios queda reducido al estado de energía vital que no juzga ni castiga; es un concepto muy práctico para aquellos que desean seguir siendo dueños de sus vidas y no obedecer a nadie, especialmente a un Dios todopoderoso. Esta doctrina en realidad hace que los hombres se enfoquen en sí mismos y ya no se abran a Dios a través de la oración y la santificación (rechazo del pecado), dos cosas importantes para agradar a Dios.

Jesucristo en la Nueva Era no es Dios, sino solo un hombre que ha alcanzado una gran sabiduría extraída de su energía divina contenida en él. Ahora, como nosotros sabemos, Jesús es la Palabra de Dios hecho hombre, quien se sacrificó en la cruz para redimir nuestros pecados. Los que creemos en él y seguimos sus enseñanzas, tendremos vida eterna. La Nueva Era, por el contrario, hace que las vidas crean que pueden salvarse a sí mismas al encontrar la energía divina en el fondo de ellas. Una vez que se ha familiarizado con esta chispa divina, el ser humano se convierte en un dios, porque se supone que puede controlar todo en su vida. En la Nueva Era, vemos de nuevo la vieja mentira de Satanás, la misma que le dijo a Adán y Eva en que serían dioses si comían el fruto del árbol del conocimiento: Génesis 3 versículos 4 y 5: “Entonces la serpiente dijo á la mujer: No moriréis; Mas sabe Dios que el día que comiereis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como dioses sabiendo el bien y el mal”.

Los creyentes de la Nueva Era creen que algún día todos los seres humanos dominarán su fuerza vital y se convertirán en seres sabios capaces de construir un nuevo mundo de paz y felicidad.  Desafortunadamente, la Nueva Era no solo es una utopía hermosa y seductora, sino que también hace que sus seguidores crean que pueden entrar en contacto con entidades espirituales llamadas “ángeles”. Estos ángeles, por supuesto, no son los ángeles benéficos de nuestro Padre Celestial, sino los ángeles caídos de Satanás: los demonios. Al creer que se están comunicando con entidades espirituales benéficas que están destinadas a guiarlos, los demonios manipulan a los creyentes de la Nueva Era. Estos demonios hacen todo lo posible para mantenerlos atrapados en la doctrina de la Nueva Era haciéndoles creer que están progresando en el dominio de su fuerza vital, lo que los llevará a un estado superior de conciencia. La religión de la Nueva Era, por desgracia, atrae a más y más personas en todo el mundo. Es irónico ver que no creen en Dios como una persona pero si creen en seres angelicales.

La mentira continua de Satanás hace que los seres humanos crean que pueden convertirse en dioses y está siempre presente en toda enseñanza diabólica. Esta vez se encuentra en una hermosa utopía que promete un mundo mejor para todos los creyentes de la Nueva Era. Además de desviar a los hombres de Jesucristo y, por lo tanto, de la vida eterna, esta doctrina también es muy peligrosa porque alienta a sus seguidores a comunicarse con entidades espirituales que en realidad son demonios. El riesgo de ser poseído por estos demonios es por lo tanto muy real. La posesión de un demonio conduce poco a poco a la muerte física y definitivamente a la muerte espiritual.

Teorías de Gaia

Estas teorías son muy pocas conocidas dentro de la Iglesia.

Según Wikipedia:

“La hipótesis Gaia es un modelo interpretativo de la Tierra que afirma que la Vida, transformando la Biosfera, fomenta y mantiene unas condiciones adecuadas para sí misma, afectando al entorno. Según la hipótesis Gaia, la atmósfera y la parte superficial del planeta Tierra se comportan como un todo coherente donde la vida, su componente característico, se encarga de autorregular sus condiciones esenciales tales como la temperatura, composición química y salinidad en el caso de los océanos. Gaia se comportaría como un sistema auto-regulador (que tiende al equilibrio). La hipótesis fue ideada por el químico James Lovelock en 1969″.

Las “teorías de Gaia” forman un conjunto de suposiciones que quieren que creamos que el planeta Tierra es un ser vivo (no en el sentido en que la Biblia lo dice, sino como si fuera un ser con control propio). De esta forma, la Tierra se convertiría en una persona a la que cuidaría e incluso veneraría algunos individuos, porque algún día podría morir por el maltrato que se le infligió. Este ser vivo, capaz de sufrir, sería tan inteligente como pueda, por ejemplo, bajar su propia temperatura por varios medios.

Estas teorías, que por supuesto no están basadas en ninguna prueba concreta, se unen a las creencias que tienden a deificar al Hombre y la Naturaleza. Además, muchos seguidores de la Nueva Era creen en las teorías de Gaia. Estas teorías modernas pretenden una vez más expulsar a Dios de la vida del ser humano al reemplazarlo con su creación. La pregunta simple que me hago es: si la Tierra es un ser vivo, ¿quién la creó? ¿O quiénes son sus padres? Para un ser estar vivo con inteligente, a menos que sea un dios, no puede nacer de la nada, tiene que tener un creador.

Por supuesto, estas teorías no abarcan esta pregunta tan importante. Los seres humanos en estas teorías se convierten entonces en hijos de Gaia y sus vidas no son más valiosas que las de los animales y las plantas. Todos los seres vivos son entonces parte de un todo usado para mantener viva a Gaia. Estas teorías contradicen la Biblia, que enseña al ser humano como una creación de Dios, con la oportunidad de llegar a ser hijo/a de Dios. Por cierto, esto último, hace al ser humano una creación mucho más precioso que los animales y las plantas. La vida de todos los seres vivos es, por supuesto, importante para Dios porque son sus creaciones, pero solo los hombres y los ángeles son capaces de reconocer que Dios existe para adorarlo. El libre albedrío, al poder elegir entre Dios y el mal representado por Satanás, fue dado por Dios solo a los ángeles y a los seres humanos.

Deuteronomio 30:15 “Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal”.

El planeta Tierra, por hermoso que sea, es solo una creación de Dios y existe solo para que las criaturas vivas puedan florecer allí. También podemos leer en la Biblia que Dios dispone de su creación como le parezca. Al final de los tiempos, destruirá la Tierra que conocemos hoy para crear una nueva, mucho más hermosa y especialmente no dañada por el ser humano.

Esto es lo que leemos en Apocalipsis 21 versículo 1: “Y VI un cielo nuevo, y una tierra nueva: porque el primer cielo y la primera tierra se fueron, y el mar ya no es”.

En Isaías 65 versículo 17: “Porque he aquí que yo crío nuevos cielos y nueva tierra: y de lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento”.

En 2 Pedro 3 versículo 13 dice: “Bien que esperamos cielos nuevos y tierra nueva, según sus promesas, en los cuales mora la justicia”.

La Tierra definitivamente no es un ser vivo porque Dios puede crearla y destruirla cuando lo desee. No confundamos la parte de que la tierra produce vida, así como las plantas por ejemplo, con lo que es una persona (ser) vivo. Son dos cosas diferentes. Un ser vivo tiene capacidad de actuar bajo su propio yo, la tierra no es un ser vivo.

Las teorías de Gaia son utilizadas por Satanás, primero para reemplazar a Dios por su creación de la Tierra, luego para decirle al ser humano que no vale más que un animal. Todas estas teorías impiden que los seres humanos aprendan de su glorioso futuro, que es vivir eternamente con el Señor Jesucristo en una nueva tierra y apartados de toda corrupción. Por lo tanto, los hombres que toman la Tierra por un ser vivo al que deben servir, no verán el reino de Jesús o la nueva tierra si permanecen en esta creencia hasta su muerte. Prefieren idolatrar la creación en lugar de adorar al Creador: Nuestro Señor Jesucristo.

El Teísmo

El teísmo es una creencia que se opone al ateísmo porque reconoce la existencia de Dios. Esta doctrina va tan lejos como para hacer que los hombres crean que todas las religiones del mundo llevan a Dios; es la creencia de la famosa mala frase, todos somos hijos de Dios y todas las religiones conducen a Dios. Dentro del teísmo tenemos a los politeístas (creen en muchos dioses) y los monoteístas (creen en un solo Dios). Ahora, es importante notar que aunque una religión crea en un solo Dios no quise decir que creen en el Dios verdadero. 

Entonces, ya sean hindúes, musulmanes, cristianos, etc., todos adoran a Dios o a dioses. Los profetas, los mesías y todos los libros sagrados de todas las religiones son para los teístas, medios utilizados por Dios o los dioses para hablarnos. En resumen, todas las doctrinas llamadas “sagradas” a los ojos de los hombres son buenas para entrar en relación con Dios. Esta doctrina  es seductora porque no contradice ninguna creencia y deja a las personas elegir las religiones que les gustan, como si ordenaran platos en un restaurante. Pero el teísmo, aunque cree en una deidad, está en total oposición al mensaje de nuestro Señor Jesucristo. Él mismo lo dice en Juan 14:6: “Jesús le dice: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida: nadie viene al Padre, sino por mí”. Él es la Verdad y la única manera en que los hombres pueden venir a Dios es creyendo en él. Solo la fe en Jesucristo permite a los hombres vivir por la eternidad con Dios.

No hay, entonces, varias verdades que puedan conducir a Dios como afirma el teísmo. Además, sería absurdo creer que Dios podría contradecirse de una religión a otra. Si la Biblia dice que Jesús es la única manera de venir al Padre, no puede decir lo contrario en una religión como el Islam, por ejemplo, que niega la divinidad de Jesucristo. Sería tomar a Dios por un mentiroso, ya que Él propondría a los hombres religiones que se oponen entre sí solo para seducirlos a que crean en él. Este dios actuaría mucho más como Satanás que como un Dios justo que ama la verdad y rechaza las mentiras.

Dios, como vemos en la lectura de la Biblia, no admite el desorden. Las leyes del Antiguo Testamento y las enseñanzas de Jesucristo son claras y complementarias entre sí. El conocimiento y la fe en Dios no se pierden en una infinidad de creencias. Dios quiere que sigamos sus mandamientos para que podamos hacer su voluntad. ¿Cómo pueden los hombres hacer su voluntad si siguen enseñanzas que se contradicen entre sí? No es posible.

Otro ejemplo del engaño del teísmo es que Dios no puede rechazar la idolatría en la Biblia y admitirla en las religiones paganas. Dios no es un hipócrita, no cambia de opinión para complacernos. Él es inmutable. Elegir la religión de uno y creer en la verdad de uno sin preocuparse por lo que Dios realmente quiere de nosotros es hacer que Dios sea uno mismo, es hacer de nuestro “yo” un dios. Esta mentira del teísmo es también un anticipo de lo que será la futura religión mundial que se establecerá durante el reinado del anticristo. Esta religión de Satanás unificará todas las religiones del mundo.

El Deísmo

El deísmo es otra doctrina usada por el diablo para negar la existencia y la divinidad de Jesucristo. En esta doctrina, Dios existe y Él es el creador inteligente de todo: la Tierra, los animales, los hombres, etc. Excepto que para los seguidores del deísmo, Dios no interviene en la vida de su creación. Es decir, deja que la Naturaleza, las personas y los animales vivan en la tierra como les parezca, sin estar sujetos a su creador. Entonces es una gran oportunidad, especialmente para los seres humanos, hacer lo que ellos quieran y no tener que rendirle cuentas a Dios. De esta forma, la gente puede hacer el mal con impunidad porque Dios no quiere castigarlos. Al Dios estar retirado de su creación, los hombres se convierten en dioses para sí mismos, y volvemos a la mentira original de Satanás, quien prometió a Adán y Eva que serían como dioses. Satanás, al hacer que la gente crea que Dios se aleja intencionalmente de los asuntos de las personas, puede convertirse así en el único dios verdadero para ellos al empujarlos a hacer el mal.

Wikipedia nos dice lo siguiente sobre el deísmo:

“El deísmo (del latín deus: «dios») es la postura filosófica que acepta el conocimiento de la existencia y la naturaleza de un dios o más dioses, a través de la razón y la experiencia personal, en lugar de hacerlo a través de los elementos comunes de las religiones teístas como la revelación directa, la fe o la tradición. En general, un deísta es aquel que se inclina a aseverar la existencia de un Dios supremo o más, pero no necesariamente practica una religión, y niega la intervención divina en el mundo”.

Los deístas no reconocen las leyes de Dios escritas en la Biblia, y mucho menos la salvación por la fe en Jesucristo. Se convencen a sí mismos de que la Biblia es solo una invención de los hombres y, por lo tanto, no tienen que seguir sus mandamientos. El dios deísta, por lo tanto, permite a los hombres vivir en pecado e incluso creer en Satanás si esa es su elección. Él nunca intervendrá para castigarlos. Esta concepción de un Dios distante también es ampliamente utilizada por los masones para atraer a nuevos reclutas. Creer en un Dios distante que no interviene en los asuntos de los humanos es un primer paso para rechazar a Dios e ir poco a poco a Satanás. Los más famosos filósofos del illuminati, una sociedad parecida a los masones, fueron en su mayoría deístas.

La Masonería

La masonería, los illuminati y otras organizaciones “secretas” similares parecen ser reuniones de compañerismo inofensivas. Muchos de ellos parecen promover la creencia en Dios. Sin embargo, tras un examen más detenido, encontramos que el único requisito de la creencia no es que uno deba creer en el Dios verdadero y viviente, sino que debe creer en la existencia de un “Ser Supremo”, que incluye a los “dioses” de Islam, el hinduismo, o cualquier otra religión mundial. Las creencias y prácticas no bíblicas y anticristianas de esta organización están parcialmente ocultas bajo la apariencia externa de una supuesta compatibilidad con la fe cristiana.

Salvación del pecado:

Para los masones, el proceso mismo de unirse a la Logia requiere que los cristianos ignoren la exclusividad de Jesucristo como Señor y Salvador. Según la masonería, una persona se salvará y se irá al cielo como resultado de sus buenas obras y la superación personal.

Su visión sobre la Biblia:

Los masones dicen que la Biblia es solo uno de los varios “Libros Sagrados”, todos los cuales se consideran igualmente importantes en la masonería. La Biblia es un libro importante, solo en lo que concierne a los miembros que dicen ser cristianos, al igual que el Corán es importante para los musulmanes. La Biblia no es considerada como la exclusiva Palabra de Dios, ni tampoco es la única revelación de Dios a la humanidad; pero sólo uno de los muchos libros de fuentes religiosas. Es una buena guía para la moralidad. La Biblia se usa principalmente como un símbolo de la voluntad de Dios, que también puede ser capturada en otros textos sagrados, como el Corán o el Rig-Vedas.

La Doctrina de Dios:

Todos los miembros dentro de la masonería deben creer en una deidad. Según ellos, diferentes religiones (cristianismo, judaísmo, islam, etc.) reconocen al mismo Dios, solo le llaman por nombres diferentes. La masonería invita a personas de todas las religiones, incluso si usan nombres diferentes de las religiones con mayor popularidad, todavía están orando al único Dios y Padre de todos.

La Doctrina de Jesús y la Trinidad:

Los masones dicen que no hay exclusividad en Jesucristo o el Dios Trino que es el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo; por lo tanto, no hay doctrina de la deidad de Jesucristo. Se considera que no es masónico invocar el nombre de Jesús al orar, o mencionar su nombre en la Logia. Sugerir que Jesús es el único camino a Dios contradice el principio de tolerancia. El nombre de Jesús ha sido omitido en los versos bíblicos que se usan en los rituales masónicos. Jesús está en el mismo nivel que otros líderes religiosos, como Mahoma por ejemplo.

Naturaleza humana y pecado:

A través de símbolos y emblemas, los masones enseñan que el hombre no es pecaminoso, sino “grosero e imperfecto por naturaleza”. Los seres humanos pueden mejorar su carácter y comportamiento de varias maneras, incluidos actos de caridad, vida moral y cumplimiento voluntario del deber cívico. La humanidad posee la capacidad de pasar de la imperfección a la perfección total. La perfección moral y espiritual se encuentra dentro de cada hombre y mujere.

Cuando un cristiano toma el juramento de la masonería, está jurando las siguientes doctrinas que Dios ha declarado falsas y pecaminosas:

1. Que la salvación puede ser obtenida por las buenas obras del hombre.

2. Que Jesús es solo uno de los muchos profetas igualmente venerados.

3. Que permanecerán en silencio en la Logia y no hablarán de Cristo.

4. Que se están acercando a la Logia en la oscuridad espiritual y la ignorancia, cuando la Biblia dice que los cristianos ya están en la luz, hijos de la luz, y que están habitados por la Luz del mundo: Jesucristo.

5. Al los cristianos elegir hacer el juramento masónico, la masonería lleva a los cristianos a la blasfemia y toma el nombre del Señor en vano.

6. La masonería cree que “El Gran Arquitecto del Universo” es el verdadero Dios del universo, y es representante de todos los dioses en todas las religiones.

7. La masonería hace que los cristianos adopten un enfoque universalista en sus oraciones, y exigen que se use un nombre “genérico” para no ofender a los no creyentes que son “hermanos” masónicos.

8. Al jurar el juramento masónico y participar en las doctrinas de la Logia, los cristianos están perpetuando un falso evangelio para otros miembros de la Logia, quienes solo buscan el plan de salvación de la Masonería para llegar al cielo. Por su misma membresía en una organización de tipo sincrético, han comprometido severamente su testimonio como cristianos.

9. Al asumir la obligación masónica, el cristiano acepta permitir la contaminación de su mente, espíritu y cuerpo por parte de aquellos que sirven a dioses falsos y creen doctrinas falsas.

Como pueden ver, la Masonería niega y contradice la enseñanza clara de las Escrituras en numerosos temas. La masonería también requiere que las personas se involucren en actividades que la Biblia condena. Como resultado, un cristiano no debe ser miembro de ninguna sociedad u organización secreta que tenga alguna conexión con la masonería.

Cienciología

Cienciología es una secta bien conocida en todo el mundo y también busca hacer del ser humano su propio dios.

Wikipedia nos dice lo siguiente sobre el tema:

“La Cienciología o Cientología predica que los humanos son seres espirituales inmortales que han olvidado su verdadera naturaleza. Su método de rehabilitación espiritual se llama “auditación”, y al hacerla, los practicantes reviven hechos o experiencias traumáticas (a menudo olvidadas) de su pasado con el objetivo de liberarse de su carga negativa o efectos limitadores y así mejorar su vida presente y futura. Este concepto tiene muchas similitudes con la idea del Karma de las religiones orientales”.

Esta religión enseña que el ser humano, por la práctica de la dianética (el método de la psicología que debe conducir a un despertar espiritual), podrá encontrar su salvación espiritual. Al centrarse en sí mismo y evacuar gradualmente sus malos pensamientos, alcanzará un nivel más alto de conciencia que lo acercará a Dios. Además, el concepto de Dios en Cienciología es muy vago. Es un ser supremo que todos pueden conocer al llegar a la etapa final de su evolución espiritual. Cada uno tiene su propia relación con Dios o incluso su propio concepto de lo que Dios es. Una vez más, como en muchas de las doctrinas satánicas mencionadas anteriormente, aquí tenemos a un Dios que es difícil de alcanzar, que no habla, que no juzga, y que solo se pone en contacto con las personas si alcanzan cierto nivel de conciencia.

Esta creencia es muy elitista porque al final, solo unos pocos privilegiados pueden alcanzar la última etapa de su desarrollo personal, permitiéndoles ver a Dios. Además, los entusiastas de Cientología deben estar dispuesto a gastar cantidades exorbitantes de dinero para obtener acceso a cursos y libros esenciales si desean progresar. Esta suma puede llegar hasta varios cientos de miles de dólares. Basta con decir que muchas personas no pueden tener acceso a la salvación porque no tienen suficiente dinero para comprar la educación obligatoria.

Estamos muy lejos del mensaje simple y de los evangelios de la Biblia que simplemente nos dice que para tener vida eterna, es suficiente con creer que Jesucristo, el Hijo de Dios, es el Señor y Salvador. En Mateo 10, versículos 7 y 8, está escrito: “Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado. Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios: de gracia recibisteis, dad de gracia”.

Debido a que Dios no cobra por la salvación de nuestras almas, muchos cristianos han asumidos dos actitudes erróneas. Una es que quieren todo lo relacionado con Dios gratis. Ya que no comprenden que su salvación no es gratis, que Cristo tuvo que pagar un precio muy alto por ello. Una cosa es que la persona no tenga que pagar directamente el precio y otra es que sea gratis. La salvación del alma es lo más costoso del universo, porque Cristo la pagó con su sangre. Pero la salvación del alma no se compra ni con dinero ni con conocimiento.

Evaluación

1.¿Qué es sincretismo?

2.Por favor de resumir, en sus propias palabras lo que es “agnosticismo” en un párrafo de 6 oraciones.

3.Por favor de resumir, en sus propias palabras lo que es “panteísmo” en un párrafo de 6 oraciones.

4.Por favor de resumir, en sus propias palabras lo que es “Nueva Era” en un párrafo de 6 oraciones.

5.Por favor de resumir, en sus propias palabras lo que es “Teorías de Gaia” en un párrafo de 6 oraciones.

6.Por favor de resumir, en sus propias palabras lo que es “teísmo” en un párrafo de 5 oraciones.

7.Por favor de resumir, en sus propias palabras lo que es “deísmo” en un párrafo de 5 oraciones.

8-9.Por favor de resumir, en sus propias palabras lo que es “la masonería” en dos párrafos de 5 oraciones cada uno. (Cuenta por dos preguntas).

10.Por favor de resumir, en sus propias palabras lo que es “cienciología” en un párrafo de 6 oraciones.

11.Haga un contraste (similitudes y diferencias) entre agnosticismo y deísmo.

12.Haga un contraste (similitudes y diferencias) entre panteísmo y Nueva Era.

13.Haga un contraste (similitudes y diferencias) entre teísmo y deísmo.

14.¿Es realmente la salvación de nuestras almas gratis? Por favor de explicar su respuesta.

15.Haga un contraste (similitudes y diferencias) entre la masonería y la Iglesia cristiana evangélica.

16.¿Por qué el agnosticismo es similar al ateísmo?

17.¿Qué creencia religiosa adora la creación en lugar del creador?

18.Por favor, explique que tipo de comunicación tienen los seguidores de la Nueva Era con entidades angelicales y con Dios.

19.Por favor, explique por qué la Tierra no es un ser vivo.

20.Aparte de la cristiandad, ¿qué otras religiones son monoteístas? (Puede buscar su respuesta en Google).

Arriba