Una Carta de Dios para ti

Hijo mío…Hija mía....si tan solo pudieras comprender por qué te amo tanto… Cuando fuiste creado, yo no tenía necesidad de sirvientes, pues miles de ángeles me servían. No tenía necesidad de soldados, pues con tan solo decir La Palabra, montes eran derribados. No tenía necesidad de adoradores, pues delante de mi trono continuamente cuatro seres vivientes gritan: Santo, Santo, Santo y...
Leer más
Arriba