Nuestra Doctrina de Fe

Nuestra Doctrina de Fe

1.Creemos que los 66 libros de la Biblia son Sagradas Escrituras dada a los hombres por medio de inspiración divina. Estas Sagradas Escrituras representan la infalible palabra de Dios. ( 2 Pedro 1:19-21; 2 Tim 3:16)

2. Creemos en un solo Dios, infinito en su naturaleza, creador de todas las cosas, visible e invisible, y por quien todas las cosas subsisten, y quien siendo uno en esencia es tres en personas: El Padre, El Verbo, y el Espíritu Santo. Un solo Dios, una sola mente, uno en esencia, tres personas en función. (I Juan 5:7)

3. Creemos en que nuestro Señor Jesucristo es el Verbo de Dios hecho carne y por lo tanto el hijo unigénito de Dios. (Jn 1:1,14; Jn 3:16)

4. Creemos en las siguientes declaraciones:

* Su nacimiento fue virginal (Mat. 1:23; Lucas 1:31-35)
* En su vida nunca hubo pecado (Heb. 7:26; 1 Ped. 2:22)
* Murio en la cruz para redencion de nuestros pecados y solo por medio de este sacrificio podemos nosotros ser salvos (1 Cor. 15:3; 2 Cor. 5:21)
* Su resurreccion de entre los muertos fue corporal, su cuerpo resucito (Mat. 28:6; Lucas 24:39; 1 Cor 15:4)
* Esta sentado en cuerpo a la diestra de Dios Padre (Hechos 1:9, 11; 2:33; Fil. 2:9-11; Heb. 1:3)

5. Creemos que el hombre fue creado bueno y justo, porque Dios dijo: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza. Mas el hombre, por transgresión voluntaria cayo; y por lo tanto, se acarreo no solo la muerte física, sino también la muerte espiritual, que es separación de Dios (Gen. 1:26, 27; 2:17, 3:6; Rom. 5:12-19). Creemos que el hombre no se puede salvar por si mismo y que solo por medio de Jesucristo puede ser salvo. (Hechos 4:12)

6. Creemos que nuestro Señor Jesus estableció dos ordenanzas en la iglesia: El Bautismo en Agua y la Santa Cena.

La ordenanza del bautismo por inmersion se establece en las Escrituras. Todos los que se arrepienten y creen en Cristo como Salvador y Señor tienen que ser bautizados. De esta manera se da un testimonio al mundo de que la persona ha muerto con Cristo y que juntamente con El se ha levantado a nueva vida (Mat. 28:19; Mar. 16:16; Hechos 10:47, 48; Rom. 6:4). La Cena del Señor, consistiendo en los dos elementos, el pan y el fruto de la vid, expresa nuestra participacion de la naturaleza divina de nuestro Señor Jesucristo (2 Ped. 1:4), un memorial de sus sufrimientos y muerte (1 Cor. 11:24), una profecia de su segunda venida (1 Cor. 11:26); y es una ordenanza para todos los creyentes «hasta que El venga».

7. Creemos que el Espíritu Santo mora en el corazón de todos los que hayan aceptado a Cristo Jesus como su único salvador. (Jn 7:38, 39)

8. Creemos en el bautismo del Espíritu Santo y que este debe ser buscado por todo creyente. El Bautismo en el Espíritu Santo es distinto de y subsecuente a la experiencia del nuevo nacimiento (Hechos 8:12-17; 10:44-46; 11:14-16; 15:7-9), y trae la investidura de poder para dar testimonio vivo de Cristo (Lucas 24:49; Hechos 1:4, 8; 1 Cor. 12:1-31).

9. Creemos que la iglesia es el cuerpo de Cristo, la morada de Dios a través del Espíritu, divinamente señalada para el cumplimiento de su Gran Comisión. Cada creyente, nacido del Espíritu, es parte del cuerpo de Cristo y ninguna denominación o grupo en particular es dueño de la salvación del hombre, sino que todo aquel que haya recibido a Cristo como su salvador personal y lo haya confesado con su boca y creído en su corazón es parte de la iglesia y cuyo nombre esta escrito en el libro de la vida (Efe. 1:22, 23; 2:22; Heb. 12:23).

10. Creemos en el arrebatamiento de la iglesia y que este evento es independiente de la segunda venida de Cristo y que sucederá antes del periodo de la gran tribulación. (1 Tes. 4:16, 17; Rom. 8:23; Tito 2:13; 1 Cor. 15:51-52).

11. Creemos en la segunda venida de Cristo y que sus santos vendrán con el y juntos reinaremos con el por 1,000 años en esta tierra. Creemos que al final de estos mil años vendrá el juicio final y la creación de un nuevo cielo y una nueva tierra donde moraremos por toda la eternidad con nuestro Señor (Zacarias 14; Apocalipses 20, 21).