Lee Esta Oración Bíblica con Mucho Poder

Una oración poderosa a Dios que te ayudara a recibir bendición, poder, tranquilidad, salvación, sanidad y salud a tu vida.

El Salmo 91 es uno de mis capítulos favoritos de la Biblia. Cuando leo como está escrito, el mensaje enumera las promesas de Dios y da al lector una esperanza viva sobre su futuro.

Lo que he hecho es compartir contigo una forma en que yo uso la Biblia para orar. Es tomar lo que esta escrito y hacerlo personal. Lo que hago es que en lugar de leerlo como si fuera para otra persona lo que esta escrito, lo leo como si hubiese sido escrito directamente para mi. y es que en realidad asi es. La Biblia es la Revelación de Dios para cada uno de nosotros.

Tú puedes leer este capítulo de la Biblia como una oración en voz alta para alguien que está enfermo o enferma mediante la inserción de su nombre en la Biblia cuando lees la palabra “tú” y “él”.

Además, se aumentará tu fe y confianza en el Señor a medida que tú oyes proclamar la voluntad de Dios sobre tu vida.

Ademas, cuando tú lo lees como si fuera presente (ahora mismo y no como algo del pasado), esto provoca un acercamiento de tu vida con Dios.

Te invito hacer esta oración ahora mismo:

1 Yo habito en el refugio del Altísimo

y yo descanso en la sombra de mi Dios Todopoderoso.

2 Yo, (tu nombre) digo de ti Jehová: “Tú eres mi refugio y mi fortaleza,

mi Dios, en quien confío “.

3 Con certeza me has salvado

de la trampa del cazador

y de la peste destructora.

4 Tú, oh Señor me cubres con tus plumas,

y debajo de tus alas encuentro mi refugio;

tu fidelidad es mi escudo y baluarte.

5 No temeré al terror de la noche,

ni la flecha que vuela de día,

6 ni la peste que acecha en la oscuridad,

ni la plaga que destruye a mediodía.

7 Mil han caído a mi lado,

diez mil a mi mano derecha,

pero no se me acercan.

8 Sólo observo con mis ojos

y veo el castigo de los impíos.

9 declaro, “El Señor es mi refugio”

y hago al Altísimo mi morada,

10 así que no hay daño que se apodere de mí,

ningún desastre viene cerca de mi casa.

11 Porque tu, oh Señor ordenas tus ángeles que me conciernen a que

me guarden en todos mis caminos;

12 Ellos me levantan en sus manos,

para que no me hiera mi pie en una piedra.

13 Yo piso sobre el león y la cobra;

Pisoteo el gran león y la serpiente.

14 “Porque, (tu nombre), me ama”, dice el Señor: “Yo lo/le rescato;

Protejo a (tu nombre), para que él / ella reconozca mi nombre.

15 (Tu nombre), pideme a mí, y yo te responderé;

Yo estoy con, (tu nombre), en sus problemas,

Yo le / la entrego y lo / la honro.

16 Con larga vida satisfago, (tu nombre),

y le he demostrado a él / ella mi salvación “.

Amén !!